Suelo pélvico

Cuando acaba la dilatación, va a comenzar el descenso del bebé, que va deslizándose por el sacro, estirando el suelo pélvico y dando un masaje desde dentro a los músculos de la entrada de la vagina.
Una vez ha concluido el parto, puedes tener la sensación de que la vagina está "abierta" y el ano, un poco hinchado.

También te puede parecer que la base sobre la que se asientan los órganos del tronco el suelo pélvico ha desaparecido, y con ella, la estabilidad del cuerpo.
La buena noticia es que estos músculos, que se van adaptando de modo involuntario al proceso del parto, también pueden moverse a voluntad, por lo tanto, tienes herramientas para mejorar tu cuerpo.

Beneficios de tonificar 


Fortalecer el suelo pélvico repercute en tu salud de un modo global y a largo plazo.

Subirás el útero, la vejiga y el recto.
Corregirás y evitarás que se descuelguen (prolapsos).
Activarás tu genitalidad y tu capacidad para sentir placer sexual (el clítoris está envuelto por los músculos superficiales del periné).
Elastificarás las cicatrices que pudieras tener en tu periné.
Colocarás tus glúteos.
Y eliminarás la "barriga" que puede haber quedado del embarazo.
Sacarás un mayor rendimiento a tus actividades deportivas.
Volverás a tener cintura, aunque ahora te parezca imposible.
Te sentirás mejor contigo misma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sistemas de climatización

Ideas para invitaciones de boda

Juegos que no pueden faltar en una despedida de soltera